Lunes 2 de diciembre de 2013

Fallo judicial ordena reincorporar a los trabajadores de Elemento

Un nuevo capítulo se escribe en esta dura pelea por la reincorporación de María Ugarte y Eduardo Toro contra la patronal Elemento, la Textil del Maltrato. Las condiciones de explotación y discriminación de sus trabajadoras, mujeres e inmigrantes la mayoría, llevaron a la compañera Marina a prenderse fuego; posteriormente se rebelaron y empezaron a pelear por sus derechos.
El viernes 22 la Justicia ordenó reincorporar a los despedidos. El otorgamiento de la medida cautelar solicitada por la diputada nacional electa Myriam Bregman y Matías Aufieri, miembros del CeProDH, con el apoyo del CELS, es categórico en garantizar la actividad gremial de los trabajadores que fueron despedidos ilegalmente por organizarse. Eduardo Toro afirmó que “este fallo es un triunfo y fue gracias a la gran campaña de solidaridad que impulsamos los despedidos, donde recibimos el apoyo de cientos de organizaciones sociales, políticas, sindicales, estudiantiles y de derechos humanos, como Nora Cortiñas y Elia Espen de Madres de Plaza de Mayo (Línea Fundadora), Adolfo Pérez Esquivel del SERPAJ y Premio Nobel de la Paz, Osvaldo Bayer, Claudio Marín (Secretario Adjunto de FOETRA), entre muchas otras. (…) ahora tenemos que fortalecer la organización en el taller para terminar con todos los maltratos y discriminación de esta empresa que trabaja para Cheeky de Awada, la esposa de Macri”. Como cuenta María: “ya el Ministerio de Trabajo nos había dado la razón hace más de un mes cuando ordenó nuestra reincorporación (…) por ser un conflicto colectivo que afecta a toda la fábrica. La empresa, violando las leyes, no la cumplió. Pero ahora es también la Justicia la que falla a favor de los trabajadores”. El fallo ordena que “se reintegre a los trabajadores a su puesto de trabajo, a fin de poder participar del acto eleccionario que sería convocado por el sindicato representativo del sector (AOTRA) para fines del corriente mes”, y que “se imputa a la empresa por violación al artículo 8 del Régimen General de Sanciones por Infracciones Laborales”, reconociendo la práctica antisindical. Advierte que deben reincorporar a los dos trabajadores “en sus puestos de trabajo, en horario, lugar y tareas habituales, y que se abstenga de adoptar cualquier conducta antisindical prevista en el artículo 53 de la LAS (Ley de asociaciones sindicales), tendiente a impedir u obstaculizar el ejercicio regular de derechos de libertad sindical”. El miércoles 27 se presentaron a trabajar pero se les prohibió entrar, cuando la empresa ya estaba notificada. Al cierre de esta edición, Toro y María volverían a presentarse para hacer cumplir el fallo, acompañados por representantes de la AOT (Asociación Obrera Textil), exigiéndoles que tomen cartas en el asunto; no se descartan acciones más contundentes para terminar con estas prácticas antisindicales y discriminatorias que son moneda corriente en el sector textil, donde hay trabajo esclavo. Llamamos a redoblar la campaña solidaria con la organización de los sectores más explotados, acentuando la unión de la clase obrera y estando alertas, porque si no los reincorporan en lo inmediato las medidas se intensificarán, convocando a organismos de derechos humanos, Madres de Plaza de Mayo, diputados del Frente de Izquierda, los centros de estudiantes combativos y sectores de la comunidad boliviana, a quienes se les propondrá seguir con la campaña nacional por la reincorporación y por los derechos de los obreros textiles. Como dijo María en el último Encuentro de Mujeres en San Juan, donde viajó con Pan y Rosas: “Si tenemos fuerzas para trabajar 12 horas, tenemos muchas más para luchar”.