Viernes 6 de diciembre de 2013

Declaración del CeProDH ante el motín policial y la represión en Córdoba

Repudiamos el intento de fortalecer a la policía y denunciamos la criminalización y represión a la juventud pobre

(6/12/13) El gobernador De la Sota en su conferencia de prensa, mientras anunciaba que cedía a todos los reclamos de la policía Cordobesa, dio un mensaje clarísimo, fiel a la política represiva hacia la juventud que viene llevando adelante hace años y quiere profundizar: la fuerza policial volverá a la calle a perseguir a los "vándalos" y encarcelarlos. Ni una sola palabra de los más de 60 heridos y un joven de tan sólo 20 años asesinado. Volvieron finalmente, encarcelando a más de 100 personas. Con todo el apoyo del gobierno provincial, la reaccionaria narco-polcía se sintió fortalecida para actuar con mayor impunidad de lo que lo hace utilizando el inconstitucional código de faltas para perseguir y reprimir a los pibes de los barrios. Desde el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, no sólo no apoyamos los reclamos de las fuerzas represivas, sino que los repudiamos, al igual que cuando sucedió el reclamo de Gendarmería Nacional. Consideramos que todo reclamo cedido fortalece a una fuerza represiva que esta al servicio de defender los intereses de los empresarios y poderosos contra los trabajadores y sectores humildes de nuestra población. En particular la policía cordobesa, lo que nadie nombró en el momento de su motín, es que hace tan sólo unos meses debieron descabezar a su cúpula por ser los que manejaban el narcotráfico, así como la trata de personas. Esta misma policía, que defiende los intereses de un régimen político al servicio de las empresas multinacionales, como pasó en la planta de Monsanto contra los asambleístas permitiendo que la patota los golpeara, reprimiendo a los trabajadores que resisten los ataques de las mismas, como sucedió hace unas semanas en la planta de Volkswagen ante el reclamo de los despedidos que con un fallo de reinstalación exigían que la patronal alemana le dé trabajo, mandaron a la guardia de infantería sin orden judicial a amedrentar a los trabajadores en huelga que hacían uso de su legitimo derecho a huelga. Esta misma policía, que reprime a los sectores más vulnerables, que reclaman por el derecho a la vivienda, como sucedió hace unos meses en Cuesta Blanca y Carlos Paz. Esta misma policía, que reprime a los jóvenes en los barrios con casos de gatillo fácil aberrantes, como hace pocos días en Bajo Pueyrredón con Alejandro Godoy, de tan solo 25 años, o como la desaparición del joven Facundo Rivera Alegre. Por esto hace tan sólo dos semanas miles de jóvenes universitarios, secundarios y de los barrios populares de Córdoba realizaron una marcha masiva de repudio a la policía, conocida como “la marcha de la gorra” y en en estos días nos movilizamos contra la represión y patoteada en Monsanto. Hoy con la política de demonización de la juventud pobre, De La Sota quiere encubrir con persecución, represión y cárcel lo que realmente expresaron los saqueos: que en una provincia donde las multinacionales y todas las patronales ganan millones, en base a la explotación y precarización laboral, existe una profunda crisis social, de miles de jóvenes y sectores populares que no tienen acceso al trabajo, a la educación, a la salud, ni a la vivienda. No son vándalos, Señor Gobernador son personas, en su mayoría jóvenes, que no tienen acceso a los derechos mas elementales por responsabilidad política de su gobierno. No negamos que detrás de un sector haya bandas delictivas, ligadas a la propia policía, a la vez que es realmente una situación desesperante que se hayan producido saqueos en pequeños comercios. No es el método que apoyamos. Desde el CeProDH somos parte y apoyamos cotidianamente las luchas de los trabajadores, las juventud y los sectores populares, y lo hacemos combatiendo todas las injusticias y para que pueda surgir una gran fuerza en las calles de los trabajadores y sectores populares que puedan imponer sus derechos con sus propios métodos. En este sentido repudiamos y vamos a movilizarnos contra el fortalecimiento de esta policía represora como contra todo recrudecimiento de la represión a los sectores populares. Enfrentaremos la campaña de pobres contra pobres que quieren imponer, y para que esa fuerza se una contra los causantes de las condiciones sociales: el poder político, los grandes empresarios, así como contra los responsables de los grandes delitos, las misma fuerza policial. Repudiamos a la vez, más allá de sus disputas, la política del gobierno nacional que a través del jefe de gabinete Capitanich, hablo sólo de "vándalos" y finalmente tomaron la decisión de mandar a la Gendarmería Nacional. Este apoyo del gobierno provincial y nacional a las distintas fuerzas represivas del país no hace más que fortalecerlas y esto sólo traerá, represión, gatillo fácil y persecución a los sectores mas explotados y oprimidos, como los sectores populares y la juventud. Desde el CeProDH, junto a otros organismos de derechos humanos independientes, organizaciones políticas, obreras combativas y la juventud seremos parte de enfrentar esta política reaccionaria de represión y criminalización de los sectores populares y la juventud.